Parece que fue ayer cuando apareciste ayudada de tus muletas y de tu hija Ana Mari Carmona Cortes. Entablamos la primera conversación en la que formulamos los principales objetivos, fuiste fuerte, valiente, un mito real, que con el gran apoyo de tu familia pudiste hacer oídos sordos soportando las habladurías. Experimentaste que fue bien invertido todo este tiempo. Ya fuiste soltando tus muletas (las cuales te habían acompañado durante estos últimos años), empezaste a ser más estable en la marcha, después comenzamos tanto a ascender como a descender escalones, los cuales te habían limitado durante años sin poder superarlos; a pasos agigantados pasaste de ser dependiente a ser autosuficiente en las tareas del día a día y mejoraste en más de un 100% en todas las pruebas de campo que fueron medidas.

En el video que aparece a continuación podemos observar su favorable evolución. En la primera parte se puede apreciar un patrón de la marcha pobre en escalera coordinativa en donde se denota la estabilidad, la amplitud de movimiento y la agilidad. En la segunda parte del video, tras meses de esfuerzo y constancia, se puede ver una progresión brutal en la que supera un step con la pierna izquierda y apoya continuando el paso para superar el siguiente step con la pierna contraria, con la que partíamos con movilidad reducida y, sin titubear ni un momento, pasa una valla con gran facilidad y entra a la escalera coordinativa controlando perfectamente las indicaciones del mismo.

Gracias por haberme apoyado y disfruta de la mejora de tu Calidad de Vida.